Máquinas diseñando máquinas

Si la potencia de los ordenadores continúa doblándose cada 18 meses, entonces, en algún momento de la década del 2020 los ordenadores igualarán el rendimiento del cerebro humano. Desde ahí, sólo queda un pequeño paso para llegar a un ordenador que supere al cerebro humano. A partir de ese momento dejaría de tener sentido que nosotros siguiéramos diseñando ordenadores; máquinas ultrainteligentes serían capaces de diseñar modelos mejores y más rápidos.

Peter Rusell (Una singularidad en el tiempo)

Anuncios

Vivir en pareja

Amarse con los ojos abiertos ha sido mi quinto encuentro con Jorge Bucay. Como en los anteriores, ha sido un aunténtico placer leerlo. Una luz que me guía y que me dice que estoy en el camino correcto, que no me he equivocado y que fluya, que me deje llevar siendo yo mismo.
Todos nos hemos encontrado alguna vez en una situación difícil provocada por una decisión importante, y llegado el momento de afrontar las consecuencias, empezamos a dudar si la decisión tomada fue la correcta. En mi caso particular, ha sido una bendición la propuesta de Jorge Bucay y Silvia Salinas. Desde aquí, un millón de gracias.

He seleccionado unos pasajes del libro que deseo compartir con vosotros.

“El enamoramiento es más bien una old_couple relación en la cual la otra persona no es en realidad reconocida como verdaderamente otra, sino más bien sentida e interpretada como si fuera un doble de uno mismo, dotada de rasgos que corresponden a la imagen idealizada de lo que uno quisiera ser. En el enamoramiento hay un «yo me amo al verme reflejado en tí».
Enamorarme es decirte cuánto simpatizo contigo por sostener tan graciosamente el espejo en el que me contemplo para darme cuenta de mi amor por mí.
De todos modos, hagamos lo que hagamos, en unos instantes o en pocas semanas, el otro nos irá mostrando su realidad que no podrá ocultar, y empezará a ver nuestro verdadero yo que no podremos esconder para siempre. Es como despertar de un sueño. Aparecerá poco a poco una persona asombrosamente diferente de aquella con la que creíamos habernos unido. Es gracioso escuchar a los que abandonan su estado pasional y creen que el otro ha cambiado, que ya no es el mismo, cuando en realidad sólo han cambiado los ojos con los que miran.
Uno descubre las diferencias y éstas desembocan en confrontación.

Enamorarse es amar las coincidencias,
y amar, enamorarse de las diferencias.”

___________________________________________

”En muchos casos de separación el problema no se encuentra en la relación de uno con el otro, sino en asuntos no resueltos de uno de ellos (o de los dos) con su propio pasado.
Mi reacción genera tu reacción, y así nos vamos potenciando negativamente. Siempre estamos reaccionando por cosas que nos pasaron hace muchos años. El dolor es un proceso que ocurre a través del shock, la tristeza, la soledad, la herida, el enojo, la rabia, el remordimiento. Y dura mucho tiempo.
Para llegar al punto del dolor es fundamental dejar de culpar al otro y observar qué me pasa a mí a través de mis reacciones.
Cuando establecemos una pareja hacemos un pacto inconsciente en el cual, por ejemplo, yo espero que tú seas el padre que no me va a abandonar y tú esperas que yo sea la madre que te va a aceptar incondicionalmente como eres. Y cuando esto no ocurre, porque es imposible que el otro cure mis heridas, empiezo a culparte.
En los peores casos, cuando una pareja siente ese vacío que no puede llenar el uno con el otro, deciden tener un hijo… Y los que aparentan ser dos adultos no son más que dos niños necesitados que buscan la salvación de su hijo. Parecen adultos, pero en sus relaciones interpersonales actúan como niños.
Hay personas que pueden ser brillantes en el nivel adulto, pero cuando se retiran a la intimidad de sus relaciones más comprometidas no son más que niños infinitamente necesitados que reaccionan ante la falta de cariño, de atención o de reconocimiento.”

___________________________________________

”Las personas creen que aman, pero en realidad están enganchadas a su necesidad de poseer a otro. Es como si dijeran: «Te amo mientras estés a mi lado, pero si te vas seguramente te odiaré». Eso no puede ser amor.”

___________________________________________

”Tener celos es sostener la creencia de que mi amado le da a otra persona lo que solamente yo tengo derecho a recibir de él.
Hay que trabajar más para obtener el vínculo que deseo tener con mi amado que para censurar y controlar sus demás relaciones.
Por lo demás, es importante aprender a soltar. Es parte de mi credo luchar contra los que proponen que hay que aferrarse a los vínculos. Las relaciones duran lo que tienen que durar, es decir, mientras impliquen crecimiento para ambos: a veces unas semanas, otras, toda una vida.
Estar siempre dispuesto a soltar es la única posibilidad de sostener un vínculo renovable eternamente.”

___________________________________________

”Me impacta comprobar cómo podemos mirar a una persona ahora y rechazarla y, sin embargo, en un instante o dos, al cambiar de mirada, sorprendernos amándola.
La propuesta es aceptar esto y ver qué día se produce el encuentro y qué día no: aceptar estas idas y venidas de la relación como algo que es así, sin esperar otra cosa, y no exigirnos sentir siempre lo mismo. Admitir con placer el movimiento de las emociones y, por supuesto, aceptar que el otro también tenga esta conducta.”

___________________________________________

”La pareja no nos salva de nada: no debería salvarnos de nada.
Muchas personas buscan pareja como medio para resolver sus problemas. Creen que una relación íntima los va a curar de sus angustias, de su aburrimiento, de su falta de sentido.
Esperan que una pareja llene sus huecos.
¿Qué terrible error!
Cuando elijo a alguien como pareja con estas expectativas, termino inevitablemente odiando a la persona que no me da lo que yo esperaba.
¿Y después? Después quizá busque a otra, y a otra, y a otra… O tal vez decida pasarme la vida quejándome de mi suerte.
La propuesta es resolver mi propia vida sin esperar que nadie lo haga por mí.”

___________________________________________

”Cuando algo me molesta del otro, casi siempre significa que en realidad me molesta de mí. Si yo no estoy en conflicto con ese aspecto, no me molesta que el otro lo tenga. De manera que mi pregunta siempre es: «¿Por qué me irrita esto del otro? ¿Qué tiene que ver conmigo?».
En lugar de utilizar mi energía para cambiar al otro, utilizarla para observar qué hay de mí en eso que me molesta.”

___________________________________________

”Qué relajante es llegar al punto de poder decir: esto es lo que puedo hacer, esto es lo bueno para mí. No hay un modelo de vida: lo que a mí me encanta a ti no te gusta, y todo está bien. ¿Por qué tengo que convencerte de que mirar el río es más divertido que entrar en Internet? Tú quédate con el ordenador y yo me voy a patinar al río. Nos vemos luego.
La mayoría de la gente se pelea porque quiere convencer al otro de que su postura es la correcta. Partamos de la base de que no hay una postura correcta. No hay una manera de vivir. Cada uno se monta su circo como puede. Cada pareja tiene que montar su propio circo.”

___________________________________________

”Ni en la pareja ni en los individuos existe una ley que determine lo que es mejor. Lo mejor es siempre ser quien uno es.
Si seguimos torturándonos a nosotros mismos, exigiéndonos ser lo que no somos, seguramente terminaremos atribuyéndole a alguien la causa de nuestro descontento. En un principio, este lugar lo ocupan los padres. Pero luego, a medida que crecemos, desplazamos esta acusación a nuestra pareja: «Él o ella es culpable de que no me desarrolle profesionalmente, de que no me divierta, de que no gane dinero, de que no sea feliz».”

___________________________________________

”Lo peor de nuestras creencias aprendidas y repetidas de padres a hijos es que se supone que vamos en búsqueda de nuestra otra mitad. ¿Por qué no intentar encontrar a otro entero en vez de conformarse con uno partido por la mitad?.
El amor que proponemos se construye entre seres enteros que se encuentran, no entre dos mitades que se necesitan para sentirse completas.
Cuando necesito al otro para subsistir, la relación se convierte en dependencia. Y, en dependencia, no se puede elegir.
Y sin elección no hay libertad.
Y sin libertad no hay amor verdadero.
Y sin amor verdadero podrá haber matrimonio, pero no habrá pareja.”

___________________________________________

”Del libro El desafío del corazón de John Welwood:

En las sociedades tradicionales el matrimonio concertado por los padres era la norma, y se basaba en consideraciones de familia, estatus, salud, etcétera. El matrimonio era más una alianza de familias que de individuos. Servía para preservar el linaje y las propiedades familiares, y socializar a los niños en su lugar dentro de la fábrica social. Ninguna sociedad tradicional consideraba los sentimientos de amor espontáneos individuales como base válida para relaciones duraderas entre un hombre y una mujer.
Más que eso, ninguna sociedad temprana hizo el intento, ni mucho menos tuvo éxito, de unir amor romántico, sexo y matrimonio en una sola institución.
La cultura griega unía sexo y matrimonio, pero reservaba el amor romántico para las relaciones entre hombres y muchachos.
En el amor cortesano del siglo XII, del cual provienen nuestras ideas acerca del romance, el amor entre el hombre y la mujer estaba formalmente separado del matrimonio.
No fue hasta el siglo XIX que los victorianos tuvieron una visión del matrimonio basada en ideales románticos. Pero lo excluido era el sexo: la mujer era considerada enferma si tenía deseo o placer sexual. El placer del sexo quedaba relegado a los prostíbulos.
Es sólo una creencia muy reciente que amor, sexo y matrimonio deben encontrarse en la misma persona. Somos los primeros que tratamos de reunir amor romántico, pasión sexual y compromiso marital monógamo en un solo acuerdo. Según Margaret Mead, es una de las formas matrimoniales más difíciles que la raza humana ha inventado.”

Dime que yo, de Mateo Gil

Dime que yo, de Mateo Gil