Soy como un árbol

Soy como un árbol.
Cuando echo raices me resulta muy difícil desarraigarme, me agarro con fuerza a la tierra y uso toda mi energía para establecerme con firmeza. Mis raices son fuertes, mi naturaleza sedentaria me obliga, necesito un hogar, un lugar de recogimiento donde sentirme seguro, una vida estructurada y planificada.

Hace cinco años mi pareja y yo echamos raices en un piso precioso y muy acogedor. Durante estos años ha sido nuestro hogar, el cual hemos llenado de vida, alegría, lágrimas, proyectos y diversión. En una semana sólo serán recuerdos que llevarme a otra tierra donde crecerán nuevas raices, inyectadas con la experiencia y la sabiduría adquirida junto a mi querida Merche.

Pronto nos diremos adios, nuestro camino como pareja ha acabado y es momento de empezar una nueva andadura en solitario, cada uno con sus cosas, sus manías, sus amigos, sus aficiones…

Como la terrible enfermedad que se coge a tiempo y salvas la vida, nosotros hemos tomado la decisión justo a tiempo. Nos despediremos con un hasta pronto, con lágrimas tal vez, pero sin rabia ni odio, sólo con el dolor que provoca cualquier separación, por lo que dejas atrás, por ver derrumbado todo aquello que contruimos con la firme convicción de que era para toda la vida. Enfrentaremos ese momento con nuevos proyectos, con la ilusión de un nuevo destino que los dos sabemos que no puede ser malo, si no todo lo contrario.

Saldré de mi hogar y al mirar atrás veré a una amiga a la que no tardaré en visitar, porque la quiero, porque necesito saber si está bien, porque es una mujer muy especial y no quiero perderla.
Y con ella estarán nuestros dos gatitos. Me mata serpararme de ellos, los quiero con locura y los echaré mucho de menos.

Nada ocurre por casualidad, todo tiene un significado. Estos siete maravillosos años con Merche se abrirán como un baul lleno de luz a medida que pase el tiempo, sólo la distancia puede abrirlo, estoy seguro.

Desde que decidimos separarnos, he ido arrancando una a una todas mis raices, dejando un mar llantos en cada una de ellas. Sólo queda una semana y las raices más fuertes todavía están enterradas en lo más profundo. Espero tener fuerzas para soportar los últimos días, no será fácil…

Arrancar desde USB

Hace ya un par de años me compré un pendrive de 4GB con la idea de llenarlo de herramientas de recuperación de datos, antivirus, testeo, información del sistema… en definitiva cualquier utilidad que me pudiera hacer falta y que siempre va bien llevar encima.

Al poco tiempo me di cuenta que sería genial llevar un sistema operativo auto arrancable, como los famosos Live CD. Utilicé un par de herramientas de formateo de pendrives y probé con varios S.O., tanto Windows como Linux. Pero no se por qué razón, no hubo manera de hacer bootar el dichoso USB. Incluso llegué a leer que habían pendrives que no eran compatibles y no podían ser usados para arrancar un sistema. Supuse que el mio sería uno de esos y abandoné la idea… hasta hace una semana.

Con la llegada de la beta de Windows 7, retomé la idea de usar mi pendrive como unidad de arranque y al rato de googlear, dí con la solución. Tras estos sencillos pasos dejé lista mi copia de Windows 7 para ser instalada en cualquier PC (que reuna los requisitos mínimos de W7 y sea capaz de bootar desde un USB, claro):

Generar un USB de arranque

Insertamos el USB y arrancamos diskpart desde la consola de windows. Es una utilidad que nos va a ayudar a preparar el USB como USB de arranque. Su uso es muy sencillo.

Miramos los discos del equipo: list disk

Nos situamos en el disco en concreto: select disk 1 ( en mi caso el USB era el 1)

Borramos el contenido: clean

Creamos una partición: create partition primary

Nos situamos sobre ella para trabajar:  select partition 1

La marcamos como activa y determinamos el sector de arranque: active

La formateamos: format fs=ntfs label=”USB” quick

Asignamos unidad: assign

y salimos: exit

Con el usb preparado para arrancar, queda volcar el contenido de la imagen ISO (con Winrar por ejemplo) y ya tenemos un sistema operativo que arranca desde USB.

En algo menos de 30 minutos tenía el Windows 7 corriendo en mi HTPC, genial!.

Fuente: \\Brain\Backup

Mis amigos los insectos

Si sois del tipo de persona que huye de los insectos como si fueran monstruos de pesadilla, os recomiendo, a modo de terapia de choque, que le echéis un vistazo a la obra de Igor Siwanowicz, famoso fotógrafo que usa el macro hasta límites insospechados. Cualquier día llegará hasta el alma de esos adorables bichitos.

He aquí unas imágenes tomadas por Igor (se pronuncia ‘aigor’…):

spider21insect1
insect2spider13

Mi aprensión a las arañas es conocida por todos mis allegados, en el archivo Powerpoint encontréis una extensa muestra de lo que es capaz este buen hombre, y sobre todo una foto de una ocho patas peluda en posición de ataque que me ha congelado la sangre.

Macrofotografías de la Naturaleza – Igor Siwanowicz