Personalmente: Fidelidad

Hoy abro una nueva serie de art??culos que voy a titular ‘Personalmente‘. Son textos alejados de la tecnolog??a o que al menos no pretenden informar sobre un producto en particular. Son pensamientos que buscan la forma de expresar un tema desde un punto de vista personal. Procurar? expresarme de una forma sencilla, usando una narrativa que exponga y que no imponga. Cada individuo es distinto y mis ideas pueden no ser compartidas por todo el mundo, pero creo que desde el respeto, todos podemos entendernos.

Advertencia: este documento est? escrito desde una perspectiva totalmente masculina y sexual.

Infidelidad

Tema delicado el de la fidelidad. ??¿Qu? es la fidelidad?, ??¿un pacto, una condena, un seguro de vida para nuestra relaci?n?. Cada uno la entiende a su manera, es una conducta que se aprende con los a?os, ense?ada por factores muy diversos, los padres, los amigos, la cultura que nos envuelve… He intentado durante a?os buscar un patr?n que identifique al infiel, y mi estudio ha determinado una serie de ‘patolog??as‘. Se basan principalmente en la raz?n de ser del sexo. Aunque casi para todos la base sea sencillamente el placer, para otros significa algo m?s. Porque m?s all? del placer f??sico est? el ego, tan poderoso o m?s que el propio placer.

Pero la mejor forma de entender los tres estados del placer es diseccionando esas ‘patolog??as‘. Veamos entonces las diferentes aplicaciones de la fidelidad masculina:

1. El superdotado.

Es aquel que goza de un miembro de gran tama?o y que lo usa con maestr??a. Adem?s, suele acompa?arlo con un cuerpo a la altura. Estas personas est?n consumidas por su ego y no responden a pactos. Su naturaleza les obliga a poner en practica su tremenda capacidad sexual en el mayor n?mero de ocasiones posibles. Debemos entender que al superdotado le mueven tres factores:

– el placer sexual que siente

– el placer sexual que produce

– el ego que produce sentirse deseado por las mujeres

El superdotado es infiel, lo es desde el momento que es capaz de sentir esos tres factores. Es imposible cualquier pacto de fidelidad, es in?til. La persona que conviva con ?l deber? afrontar esa infidelidad desde el principio, entender que va a compartir a su pareja y que en el momento en que eso le suponga un problema, la relaci?n se ir? al traste. Lo mejor en estos casos es un pacto abierto, permitir los escarceos sexuales para ?mbos miembros de la pareja.

2. El cumplidor.

La mayor??a de los hombres son sencillamente cumplidores. Practican el sexo con sus mujeres disfrutando e intentado hacer disfrutar. A veces se consigue, otras no. Para ellos la fidelidad es un pacto. No les cuesta trabajo cumplirlo. Se conforman y son felices con un par de polvos a la semana. Su condici?n de cumplidores (no suelen ser grandes folladores) no les alienta a practicar con otras mujeres, porque se arriesgan a no pasar del primer factor y escuchar la maldita pregunta ‘??¿ya est??’. Al contrario que los superdotados, no han nacido con ese don de satisfacer a cualquier mujer, y bastante faena les trae tener contenta a la de casa.

3. El cumplidor infeliz.

El fiel cumplidor puede convertirse en un cumplidor infeliz si la relaci?n con su pareja no va bien. La falta de sexo le provoca una necesidad sexual que rompe las barreras de su pacto. Ya no teme no satisfacer, s?lo busca satisfacci?n propia. Yo no le importa no cumplir los dos ?ltimos factores, con el primero tiene m?s que suficiente, a la menor insinuaci?n saltar? sobre su presa ignorando el pacto y todos sus a?os de fiel matrimonio. Aborrece los preliminares y s?lo piensa en el sexo m?s animal, en el mete-saca, en el sexo apasionado de aqu?? te pillo aqu?? te envaino. Da igual lo que dure, es sexo en estado puro, r?pido y purgatorio.

Fidelidad

4. El putero.

Existe otra patolog??a llamada el putero, un ser promiscuo por puro vicio. No necesita estar superdotado y le importa un carajo dar placer o sentirse deseado. S?lo quiere follar. Puede ir a un local dedicado a estos menesteres o a un local social de caza. Eso s??, el putero necesita ser reconocido por otros hombres, puede ir de putas solo o acompa?ado, pero al final alguien deber? saber donde estuvo y lo que hizo. Su ‘gesta’ debe ser reconocida entre detalles y risas. Hombres…

Como ya he dicho al principio, para mi la fidelidad es un pacto. Es algo que todas la parejas deber??an dejar claro desde el momento en que la relaci?n se vuelve seria y con claras espectativas de futuro. Hablar. Pactar. ??¿Permitimos sexo con otras parejas?, ??¿nos basta con nosotros dos?.

Resulta sorprendente la coincidencia en un tema muy particular. En los pactos de fidelidad que no permiten el sexo fuera de la pareja, el que la mujer tenga una aventura sexual con otra mujer, es aceptado con viciosa curiosidad por el hombre, pero si el hombre declara haber tenido relaciones homosexuales es respondido con rechazo y asco por parte de la mujer. Te mirar? con cara de asco y te dir? lo repugnante que eres y ‘como has podido hacerme algo asi’, mientras que en el primer caso, respondriamos con ‘c?mo has podido follarte a otra mujer y no avisarme, aunque s?lo sea para mirar’.

Queda claro entonces que la psicolog??a sexual de la mujer es totalmente distinta a la del hombre, quiz?s por eso (y porque no tengo ni idea) no me aventuro a escribir un texto como este viendo la fidelidad desde un punto de vista femenino. Me encantar??a que una mujer lo hiciera, aprender??a de ello y lo postear??a con mucho gusto. En fin, ya tengo listo mi segundo tema Personalmente, asi que no creo que tarde en publicarlo. Os espero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s