Paternidad

Ya hace dos años del post Va de motos, trabajos e ilusiones, dónde daba un ligero repaso a ciertos momentos de mi vida, usando mis motos y trabajos como hilo conductor. Al final hacía mención a la paternidad. Por entonces, mi mujer y yo buscábamos descendencia, y fue un año más tarde cuando Ana me dijo que estaba embarazada. Nueve meses más tarde, nació nuestra hija Abril.
No voy a usar este post para explicar mis sensaciones y vivencias como padre, pues aún es pronto (la paternidad es de digestión lenta…). Esa entrada llegará, si llega, más adelante.

Esta Navidad he podido disponer de tres semanas de vacaciones, veintidos días para ser más exacto, y los he pasado al completo con mi familia.
Al poco de ser padre, hubo gente (hombres) que me dijeron que ahora me daría cuenta de lo feliz que es uno yendo a trabajar, por aquello de descansar de tu hija unas horas. Y les creí… Cuando llegaba a casa, tras diez horas en el trabajo, me apetecía ver a mi hija, pero al poco me sentía muy cansado y con ganas de descansar, haciendo labores mundanas o hacendosas. Y llegué a pensar que todo el día con mi hija sería agotador.
Pero en estas tres semanas me he dado cuenta lo equivocado que estaba, y que disfrutar de mi família las veinticuatro horas del día, un día tras otro, ha sido el mejor regalo de Navidad que podría soñar.

2014-01-09 13.44.54Y ahora que mis vacaciones están a punto de acabar, me da mucha pena perderme todas esas horas con mi hija. Que una madre deba abandonar a su hija en una guardería a los cuatro meses para volver al trabajo es una atrocidad. Pero que un padre deba hacerlo tras ¡dos semanas de permiso de paternidad!, eso ya es sumamente injusto.

Ojalá cambiaran las cosas en este país referente a este tema, los beneficios para padres e hijos serían inmensos. Creo que el permiso de paternidad y maternidad debería ser de un año, esos primeros doce meses con tu hijo son esenciales, tanto para crear unos vínculos fuertes como para disfrutar de su rápido crecimiento.

Música Trance, Parte 2 (vocal trance)

Continuando el repaso a mis temas preferidos de música trance, quiero compartir ahora una exquisita selección de temas vocal trance. Abandonando la tranquilidad del chill out, nos metemos de lleno en un trance más cañero, dentro del progressive y uplifting trance, alejándome en lo posible del trance trompetero. A medida que vaya repasando más temas, iré ampliando la lista…

Estos son los temas más escuchados en mis momentos creativos o cuando salgo a correr:

Armin van Buuren – Communication (Vocal Version)
Lanzamiento: 1999
Remix: Armin van Buuren
Vocal: Carmen


Perpetuous Dreamer – The Sound of Goodbye (Armin’s Tribal Feel Radio Edit)(Cut Version)
Lanzamiento: 2001
Remix: Armin van Buuren
Vocal: Elles de Graaf


Darren Tate vs. Jono Grant Feat. Shirley Randall – Let the Light Shine In (Jono’s Vocal Mix)
Lanzamiento: 2002
Remix: Darren Tate Vs. Jono Grant
Vocal: Shirley Randall
Sigue leyendo

Música Trance, Parte 1 (chill out)

Hace muchos años, un gran amigo me invitó a escuchar un tipo de música totalmente nuevo para mí. Entré en el mundo de la música trance de la mano de los maestros, Armin van Buuren, Paul Oakenfold y DJ Tiësto, artífices de grandes canciones y sesiones brutales. Se abría ante mi un nuevo mundo musical…

Me he permitido la valentía de hacer una selección personal de los temas trance más brillantes que nos ha dejado esta última década. Los presento en dos bloques, el primero en su vertiente chill out y progressive, con un ritmo tranquilo y relajante; y más adelante, un vocal trance y uplifting más movidito.

La verdad es que para la música (y otras cosas), soy extremadamente selectivo. Suelo escuchar recopilaciones que incluyen hasta 30 temas, y rara es la vez que extraigo una canción. Para que un tema trance me guste debe tener una cuidada y armoniosa instrumentación y una parte vocal melódica. He aquí una pequeña muestra:

Motorcycle – As the Rush Comes (Gabriel & Dresden Chillout Mix)
Lanzamiento: 2003
Remix: Gabriel & Dresden
Vocal: Jes Brieden


Andain – Beautiful Things (Gabriel & Dresden’s Unplugged Mix)
Lanzamiento: 2003
Remix: Gabriel & Dresden
Vocal: Mavie Marcos


Paul Oakenfold – Southern Sun (Solar Stone Chill out Mix)
Lanzamiento: 2002
Remix: Solar Stone
Vocal: Carla Werner
Sigue leyendo

Un año de cine ¡viva el 2012!

No recuerdo un año tan espectacular en cuanto a lanzamientos cinematográficos como este 2012. Tal avalancha de blockbusters me ha animado a crear un listado de los mejores estrenos del año. Ahí van, pues los 15 peliculones que no deberías perderte:
John Carter
Director: Andrew Stanton
Reparto: Taylor Kitsch, Lynn Collins, Willem Dafoe
Música: Michael Giacchino

Estreno: marzo de 2012

Web oficial


Men in Black 3
Director: Barry Sonnenfeld
Reparto: Will Smith, Tommy Lee Jones, Josh Brolin, Emma Thompson, Alice Eve, Jemaine Clement
Música: Danny Elfman

Estreno: 25 de mayo de 2012

Web oficial


Prometheus
Director: Ridley Scott
Reparto: Noomi Rapace, Charlize Theron, Patrick Wilson
Música: Marc Streitenfeld

Estreno: 8 de junio de 2012

Web oficial


Los Mercenarios 2
Director: Simon West
Reparto: Silverster Stallone, Liam Hemsworth, Jason Statham, Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Jean-Claude Van Damme, Chuck Norris, Jet Li, Charisma Carpenter
Música: Brian Tyler

Estreno: agosto de 2012

Web oficial


Brave
Director: Mark Andrews, Brenda Chapman
Reparto: Kelly MacDonald, Billy Connolly, Emma Thompson
Música: Patrick Doyle

Estreno: agosto de 2012

Web oficial


El caballero oscuro: La leyenda renace
Director: Christopher Nolan
Reparto: Christian Bale, Joseph Gordon-Levitt, Gary Oldman
Música: Hans Zimmer

Estreno: 26 de julio de 2012

Web oficial


The Amazing Spider-Man
Director: Marc Webb
Reparto: Andrew Garfield, Emma Stone, Rhys Ifans, Martin Sheen, Sally Field, Chris Zylka
Música: James Horner

Estreno: 6 de julio de 2012

Web oficial


The Hobbit
Director: Peter Jackson
Reparto: Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, James Nesbitt, Aidan Turner, Graham McTavish, Jed Brophy, Stephen Hunter, Ken Stott, John Callen
Música: Howard Shore

Estreno: 14 de diciembre de 2012

Web oficial


Battleship
Director: Peter Berg
Reparto: Liam Neeson, Alexander Skarsgård, Brooklyn Decker, Josh Pence, Taylor Kitsch, Rihanna
Música: Steve Jablonsky

Estreno: 13 de abril de 2012

Web oficial

En una burbuja

A veces uno siente la necesidad de encerrarse en una burbuja que le proteja de malos pensamientos, sentirse arropado, retroceder en el tiempo y volver al vientre materno, libre de preocupaciones. Al menos un ratito, un descanso ante un cúmulo de circunstancias que te superan y que te llevan al colapso.

En esos momentos me pongo música relajante, canciones que he escuchado miles de veces y que me transportan suavemente a esa burbuja de paz y silencio. Suelo tener preparadas hasta dos horas de música, por si me apetece alargar la relajación.
Disfruto de cada nota, mi respiración baila una melodía serena y tranquila, mi cuerpo se va relajando y mi mente va callando, poco a poco. Unas veces bastan veinte minutos, otras más.

A medida que los pensamientos se van reduciendo y mi mente está más y más calmada, me imagino en esa burbuja, flotando, envuelto en un halo protector, una membrana que impide la entrada de más información y que tarde o temprano, me conducirá al silencio absoluto.

Cuando un pensamiento se acerca a la burbuja, choca contra la membrana e intenta entrar. Imagino que levanto el brazo, suavemente, le doy un golpecito al pensamiento y desaparece. Así con todos… Lo único que debe pasar por mi cabeza es:

Soy amor, puro amor
Soy una persona especial
No le deseo mal a nadie
Soy feliz, inmensamente feliz
Gracias

Al terminar la relajación, me inunda una maravillosa sensación de paz y harmonía. Suelo hacerlo en la cama, antes de ir a dormir. Así, tal como termino, me arropo y me acuesto. Al día siguiente me levanto lleno de energía y feliz, conmigo mismo, con la vida y con el mundo.

A veces, cuando algo me preocupa mucho, uso esta meditación para encontrar una respuesta. Al mantra usado anteriormente le sumo una pregunta, que sólo expongo cuando he conseguido un estado elevado de calma.
La pregunta debe ser sincera, honesta y debe hacerse sin esperar respuesta alguna. La lanzo al espacio infinito, doy gracias y continúo la relajación. El Yo interior responderá de una forma u otra, consciente de que nosotros somos, siempre, el origen y la solución al problema.

Va de motos, trabajos e ilusiones

A principios de los 90, ganando mi primer sueldo en un supermercado y con el servicio militar ensuciando de miedo mis días, tuve mi primera moto.
En ese super estuve tres años, y por aquel entonces tenía claro que en un trabajo no debía permanecer más tiempo (ahora mismo soy incapaz de adivinar como llegué a esa conclusión). El primer año hice realidad mi primer objetivo, adquirir un ordenador (personal). Fue un Commodore Amiga 500, mío por unas 126.000 ptas. Con él, ya tenía montado mi imperio tecnológico en casa, ahora me faltaba un medio de transporte (personal). En esa tarea me ayudó mi hermano, más puesto en el tema. No recuerdo si tuve algo que ver en la elección del ciclomotor, pero finalmente la elegida fue una Suzuki DR Big.

Esa moto cubicaba 50cc pero como estaba trucada, cogía los 80Km/h de velocidad máxima. Era alta de narices y subido en ella uno se creía por encima de los demás. Fuera verdad o no, al menos se tenía una mejor perspectiva a la hora de conducir, que siempre es bienvenida. De este bonito conjunto de chatarra guardo más malos recuerdos que buenos. Malo el día que nos detuvo la policía por contaminación acústica; malos los días que llovía y la moto se negaba a arrancar; horrible el día que, tras dejar una nube blanca y apestosa parado en un paso de cebra, los demás motoristas me llamaron la atención, y yo deseé conocer la fórmula del ‘canvi de lloc instantani‘. Pero debo reconocer que la primera vez que me moví en moto por Barcelona sentí un placer fascinante, similar al que experimenté la primera vez que paseé escuchando el Walkman… esa especie de autismo, sentirte invisible, como circulando en una burbuja…

Los tres años pasaron volando, y un servidor tuvo que cumplir con la patria, madre para algunos, tocahuevos para otros. Conocedor de mis limitaciones, afronté esos nueve meses como una prueba personal, una pista americana de miedos a superar. Unos fueron derrotados, otros aun tardarían más de una década en caer sometidos…

Meses antes de partir a Jaca a vestirme de caqui, fijé mi tercer target, la que sería mi segunda moto. Siendo uno muy ahorrador, esos años de reponedor dieron para mucho. Conseguí mi querido Amiga 500, la Suzuki, un Amiga 2000, otros pequeños gastos y aun me sobró para que, al volver de hacer monerías en el ejército español, pudiera comprarme la moto de mis sueños, la Yamaha Diversion XJ 600.

Pero superar mis miedos me costó caro, muy caro… Al volver a mi hogar descubrí que me había pulido el 90% de mis ahorros. Bien, era hora de buscar un nuevo trabajo y volver a ahorrar. Lo malo es que el precio de la moto subía más deprisa que mis ahorros, y a medida que me iba acercando al valor de la moto, éste aumentaba y yo debía esperar varios meses más de ahorro, y así in eternum. Al final no tuve más remedio que optar por una moto de segunda mano.
Esta moto me aportó grandiosos momentos, sueños hechos realidad y algún que otro disgusto. Pero el resultado fue tan bueno, que casi estuve a punto de cambiarla por otra nueva y mejorada Yamaha Diversion.
Habían pasado cinco años cuando mi adorada XJ sufrió una terrible violación. Me la robaron, le provocaron desperfectos y la dejaron tirada en una cuneta. Sí, pasadas unas semanas volví a estar montado en ella, pero ya no era la misma… algo había cambiado. Corrían vientos de cambio, en efecto, y nada escapa al huracán del destino, esa voz interior que te dice por aquí, ahora debes seguir por este camino y abandonar el otro.

Como explicaba, reunir el dinero para comprar la Diversion me obligó (y mi madre también) a buscar un trabajo. Encontré laburo en una óptica, donde presté mis servicios de distintas maneras durante casi ocho años. En esa entrañable empresa familiar encontré financiación, amigos, amores, estabilidad… y un nuevo objetivo, mi siguiente moto.

Habíamos cambiado de siglo, de moneda, de gobierno y a mi me tocaba cambiar de curro y de moto. Por un lado necesitaba un trabajo que aprovechara e incentivara mi lado creativo, muy ocioso en los últimos años, y por otro un vehículo más rápido y más potente. Como tenía muy buen rollo con mi mecánico Yamaha, preferí continuar con la marca japonesa y opté por una Yamaha Fazer 600. Esta moto tenía las bondades de la Diversion (manejable, ligera, cómoda) y solucionaba la falta de potencia (pasaba de 61 a 96cv, manteniendo la cilindrada y el peso).  A mi pareja por entonces le gustaba correr, y la Fazer nos hizo disfrutar de lo lindo. Las restricciones de velocidad no eran como ahora, y se podía circular a gran velocidad sin tener que estar pendiente de radares o trampas recaudatorias similares. Recuerdo el esfuerzo que hice durante el rodaje para no pasarla de 120Km/h. Eso sí, cuando se abrió la veda… circulaba cómodamente a 160-180Km/h, e incluso llegué a ponerla a 230Km/h. Otros tiempos…
Los años fueron pasando, inexorablemente, y de nuevo, vientos de cambio.

Mis ganas de correr habían pasado, saciadas totalmente con la Fazer, mi nueva pareja me aconsejaba no pasar de 120, se fraguaba un cambio de trabajo tras otros ocho años de erótica creatividad, y mi moto empezaba a salirme muy cara con unas reparaciones que no estaba dispuesto a seguir manteniendo. Había llegado el momento de abandonar Yamaha.


Algunos malos entendidos con mi taller de toda la vida y otros talleres Yamaha, me hicieron cambiar de marca y visitar un concesionario Honda. Tenían una moto que se ajustaba como un guante a lo que estaba buscando/necesitando en ese momento. Una moto familiar, como me gusta llamarla, y unas prestaciones a nivel de comodidad y capacidad de carga superiores a la media. Con un peso de 230Kg y una potencia similar a mi antigua Diversion, tenía claro que no era una moto para correr, sino más bien un tanque, un vehículo pesado, robusto y fiable. Así es mi Honda NT700V Deauville, con sus 680cc, 65cv y más de 250Kg con carga completa. Durante cinco años ha demostrado que no me equivoqué al elegirla, y aunque su peso me ha dado más de un susto, su excelente mecánica, su preciosa línea y su impresionante presencia han llenado de satisfacción todos los días que he pasado con ella. También quisiera mencionar que a partir del segundo año empezó a sufrir pequeñas averías (pijadas) que si bien no han resultado costosas, sí me han obligado a visitar el taller con más frecuencia de la deseada. A poco más de cuatro meses de su sexto cumpleaños, se aproximan nuevos cambios. Ahora las circunstancias son otras, a parte del trabajo hay otros factores que me conducen hacía un cuarto, y probablemente último, cambio de moto.

Va a resultar difícil desprenderme de mi Deauville, tenemos una relación amor-odio muy especial (cuanto pesas jodía!! pero que bonita eres!!). Llevo varios meses dándole vueltas al tema, buscando motos alternativas, pero la moto que tengo en mente aun no existe y probablemente pasarán unos años antes de que alguien fabrique algo así (y sea asequible).
Mis necesidades a corto plazo me dictan unas características propias de un scooter, versátil, de un peso y tamaño reducidos, potencia alrededor de los 300cc, ABS y mantenimiento económico. La Honda SH300i (2011) y la Piaggio Beverly Sport Touring 350 (2012) son dos buenas candidatas.

PIAGGIO BEVERLY SPORT TOURING 350

Honda SH300 2011

Honda SH300 2011

El 2012, mayas mediante o no, será un año muy especial para mí. Un salto de gigante, tal vez el más grande de mi vida. Paternidad… pero de eso hablaré en otra entrada, pronto…

Montando mi Sandy Bridge

Con un retraso de cuatro meses por fin he conseguido reunir las piezas que componen mi nuevo PC, escogidas minuciosamente para conformar una máquina bella, estable y potente:

Las razones que provocaron el retraso fueron dos. La primera, la caja. No había manera de encontrar una caja que aunara innovación, funcionalidad y belleza. Incluso la finalista falló en uno de los puntos evaluados (conexión USB3 en el frontal), pero fue compensado por la placa base, como veréis más adelante. La segunda razón fue el dichoso bug del chipset de Intel. De todas formas, no hay mal que por bien no venga, así tuve cuatro meses para buscar una caja mientras esperaba la nueva remesa de placas base B3.

Antes de empezar con el montaje, os daré una breve explicación de por qué escogí estos componentes:

Intel Core i7-2600K 3.4GHz
Inicialmente la compra del equipo iba a ser en enero de 2011, y los Bulldozer de AMD no saldrían hasta mediados de año, así que… el procesador más potente y con un precio contenido era el 2600K de Intel.

ASRock P67 Extreme6 B3
Durante un buen tiempo tuve más o menos claro que la placa base iba a ser una Asus P8P67 Pro, pero descubrí la gama alta de ASRock, y por el precio de la Asus, me llevaba una placa con unas prestaciones superiores. Y lo que realmente hizo inclinar la balanza fue el rack de USB3 frontal que viene con la ASRock. Asus también incluye ese rack, pero sólo en el modelo Deluxe, bastante más caro. Con eso solucionaría la carencia de puertos frontales USB3 de la Raven.

G.Skill Ripjaws X DDR3 1333 PC3-10666 8GB 2x4GB CL7
Con las memorias no fui demasiado puntilloso. Me fijé que tuvieran un voltaje de 1.5v y una latencia baja. Estas G.Skill cumplían con esas condiciones, el disipador no es muy voluminoso y estaban bien de precio. What else?

OCZ Vertex 3 SSD 120GB SATA3
Si algo tenía claro era que mi nuevo equipo iba a llevar un SSD como disco principal del S.O. A principios de año, el SSD mejor valorado era el OCZ Vertex 2, pero con el paso de los meses… llegó el Vertex 3 con conexión SATA3!! Nada más que decir…

Corsair HX650w Modular 80Plus Bronze
Todo aficionado a la informática que haya montado sus equipos sabe lo importante que es escoger una buena fuente de alimentación. Temas tan importantes como la estabilidad del equipo en general, el ruido, la eficiencia energética, alimentar la tarjeta gráfica, soportar buenos overclocks, entre otros, caen sobre la F.A. En el equipo anterior tenía montada una Corsair HX520 modular y el resultado fue excelente. La HX650w cubría todas mis necesidades y también era modular, algo ya indispensable en mis equipos.

Silverstone Raven RV02-E
Tras tres años con una Antec P180, me apetecía cambiar de caja. Y no es que la Antec me haya dado mal resultado, todo lo contrario, es una caja excelente. Pero como la idea era mantener el equipo viejo montado, necesitaba una nueva. Tal y como he comentado al principio, la nueva armadura debía ser innovadora, funcional y bonita.
[Innovadora] La Antec lo fue en su día por la disposición de la fuente de alimentación, en la parte inferior en lugar de la superior. La Raven monta la placa base con una rotación de 90º respecto al resto de cajas, quedando las tarjetas PCIe en vertical y permitiendo un flujo de aire más eficaz.
[Funcional] Debía ser espaciosa, silenciosa, de fácil manejo y con USB en la parte superior. Estaba harto de los USB frontales de la Antec, ¡con poca luz no había manera de encontrarlos! Y si los USB eran USB3, mejor.
[Bonita] Atrás quedaron las cajas blancas feas y aburridas. La oferta actual de cajas es muy variada y pueden encontrarse auténticas bellezas. La Raven es una mezcla perfecta de estilo, elegancia y sobriedad.
En la web de Silverstone vi que había una variante de la Raven RV02, la RV02B-E, básicamente la misma caja con unas pocas mejoras, pero con suficiente peso como para decantarme definitivamente por este modelo. Me costó casi tres meses conseguirla, contacté con multitud de tiendas y distribuidores hasta que di con PcComponentes, ¡y en una semana la tenía en casa!.

Con todas las piezas en mi poder, había llegado el momento de montar el equipo.

Sandy Bridge

Piezas nuevas, luego añadiría la VGA y tarjeta de sonido del equipo anterior

Silverstone Raven RV02B-E

Vista frontal de la Silvertone Raven RV02B-E

En la foto superior pueden apreciarse dos de las novedades del modelo RV02B-E, el nuevo rack de discos extraíbles y los tres ventiladores Air Penetrator.
La primera pieza que montaría sería la Corsair HX650w.

Corsair HX650 en Raven RV02B-E

F.A. instalada. A pesar de su disposición vertical, el montaje es muy sencillo y queda muy bien sujeta

La caja de la placa base es enorme e incluye dos bandejas, una con cables, manuales y extras y otra con la placa base. Aunque en las fotos no se ve, en la parte frontal se indica claramente que es una placa base revisión B3.

AsRock-P67-Extreme6-B3

La AsRock-P67-Extreme6-B3 viene muy bien empaquetada

Según pude leer en diferentes reviews, el ventilador de serie del Intel 2600K es más que suficiente para un uso normal e incluso un ligero overclock, así que de momento, usaré éste. El montaje de la CPU y las memorias fue tan simple como podéis imaginar.

AsRock-P67-Extreme6-B3 - Intel i7 2600K - G.Skill Ripjaws X DDR3 1333 PC3-10666 8GB 2x4GB CL7

Instalación de CPU y memorias

Lo siguiente fue colocar la placa base en la Raven, organizar un poco los cables y dejarlo listo para pinchar la NVIDIA GTX 285, la Azuntech Bravura 7.1 y el HD Caviar Black 2TB. Pero antes, instalaría el SSD Vertex 3.

OCZ Vertex 3 SATA3 2.5" SSD 120GB

OCZ Vertex 3 SATA3 2.5" SSD 120GB

En la foto inferior puede verse claramente la disposición vertical de las PCIe y como los Air Penetrator de 180mm ventilan por completo, de abajo a arriba, en interior de la caja, mientras que otro ventilador de 120mm extrae el aire caliente.

La Raven RV02B-E con la ASRock P67 Extreme 6

Se me olvidó hacer una foto con todas las piezas montadas, pero aquí tenéis un vídeo que muestra la caja con los principales componentes ya instalados.

Ya sólo me quedaba instalar el rack frontal de discos duros SATA extraíbles, cerrar la caja y empezar a instalar Windows 7.

Aspecto final de la Raven, con el rack USB3 y extraible de SATA 3,5"

Windows 7 se instaló en un abrir y cerrar de ojos, luego continué con los drivers y programas, todo con fluidez y sin un solo problema.
Llevo dos semanas con el equipo montado y es una maravilla trabajar y jugar con él. En cuanto tenga tiempo y ganas, empezaré a toquetear cosas como la velocidad de los ventiladores, overclock de la CPU y GPU…
Las seis piezas nuevas me costaron poco más de 1000€, y es previsible que la siguiente pieza que cambie sea la tarjeta gráfica… pero eso ya será otra entrada en mi blog.